limpiar la nevera

Cómo y cada cuánto debes limpiar tu nevera

¿Cuándo fue la última vez que limpiaste el frigorífico? Si lo estás pensando es que toca volver a ponerlo a punto. La nevera es uno de los elementos que primero caen en el olvido a la hora de limpiar la cocina y sin embargo, es uno de los que más gérmenes contiene en su interior. Por ello, te explicamos cómo mantener una nevera limpia y libre de bacterias.

En nuestro post: pasos para limpiar el congelador, ya comentábamos lo importante que es  realizar una limpieza periódica a este electrodoméstico del hogar. Y en esta ocasión, vamos a centrarnos en cómo debes limpiar tu nevera para que así, puedas alargar la vida de ambos aparatos del hogar que tanto usamos en nuestro día a día.

Es realmente importante procurar que nuestra nevera esté siempre limpia, ya que en ella, guardamos los alimentos que vamos a consumir a diario o durante la semana. Y estos, deben cocinarse siempre con la garantía de estar libre de bacterias o gérmenes.

Abrimos la nevera varias veces al día y guardamos de todo, por lo que es fácil que se derrame algún líquido o queden sobras olvidadas que acaban generando malos olores, o contaminando el resto de comida.

Para evitar que esto pase, a continuación, te mostramos una guía sencilla con la que mantener este electrodoméstico correctamente limpio y en perfectas condiciones

Cómo limpiar la nevera correctamente

1.   Vacía completamente tu nevera

Lo primero que tienes que hacer antes de empezar con la limpieza, es sacar todos los alimentos y bebidas que tengas en la nevera. Debe estar completamente vacía para poder comenzar a limpiarla. Además, es importante que desenchufes el frigorífico, de esta manera ahorrarás energía.

2.   Limpia las piezas extraíbles

Una vez listos estos pasos, debes sacar las piezas extraíbles del frigorífico como los cajones y las hueveras para lavarlas fuera. Hazlo con agua y jabón en un barreño, o bien metiéndolas en el fregadero. Así las podrás lavar mejor y evitar que se queden restos de productos químicos dentro de la nevera.

3.   Limpia el interior

Mientras que se secan las partes desmontables, puedes empezar a lavar el frigorífico con un paño húmedo y jabón. Sin embargo, este paso solo sirve para limpiar la suciedad superficial.

Para desinfectar y acabar con los microorganismos, te aconsejamos que utilices vinagre, debido a su acidez, ejerce la función de desinfectante natural que no deja residuos sintéticos.

cada cuanto limpiar la nevera

Además, es muy importante que prestes especial atención a la hora de realizar este proceso  en zonas como las gomas de la puerta, espacios donde suelen aparecer los hongos.

4.   Limpia el exterior

Por último, no debes de olvidarte del exterior. Cada vez que abrimos y cerramos el frigorífico tocamos el asa de la puerta. Y por ello, es una zona con mayor acumulación de bacterias. Para su limpieza, puedes utilizar cualquier producto específico siempre que no se trate de materiales inoxidables.

5.   Seca y organiza la nevera

Una vez limpia y seca, es el momento de organizar tu nevera, ya que tanto la limpieza como la distribución son factores claves para evitar las intoxicaciones alimentarias. Además, de esta forma evitarás el desperdicio de comida y alargarás la vida útil de tu electrodoméstico.

Cada cuánto tiempo debes de limpiar tu nevera

Se recomienda hacer una limpieza a fondo cada tres o cuatro meses, pero nunca está de más prevenir la acumulación de microorganismos manteniendo la higiene de forma diaria.

Una sencilla forma de lograrlo es limpiando las baldas cada vez que se derrame algún producto o se manche. Además, te aconsejamos que mires las sugerencias del fabricante, ya que no todos los frigoríficos son iguales y las recomendaciones varían de un modelo a otro.

limpiar frigorifico

Por otro lado, aunque realices una  limpieza profunda un par de veces al año, te aconsejamos que hagas una rutina de higiene semanal. Actividades como reorganizar los alimentos que estén en buen estado, tirar lo que haya caducado o desinfectar las superficies semanalmente, te ayudarán a conseguir una nevera limpia, saludable y libre de malos olores.

Llevando a cabo estos consejos conseguirás alargar la vida útil de tu nevera y mantener los alimentos en buen estado por más tiempo. Así que ya sabes, recuerda cuándo fue la última vez que realizaste esta limpieza en profundidad y ¡manos a la obra!

Además, ten siempre presente que si la falta de tiempo es un impedimento para que puedas realizar estas tareas tan necesarias, puedes contactar con nuestro servicio de limpieza a domicilio.

Desde Aecetia, te ofrecemos los mejores profesionales del hogar, enfocado a todas las personas que tengan cualquier necesidad específica. Estamos a un clic de ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

ÚLTIMOS POST

Abrir chat
Powered by