Mantener la habitación ordenada de un niño, no es una tarea fácil. Sobre todo por la cantidad de juguetes, material didáctico, muñecos que se puede llegar a acumular en una sola habitación. Por este motivo, desde Aecetia queremos darte 5 trucos que te ayudarán a tener limpia la habitación de los más peques.

1.  Almacenamiento bajo la cama

Seguramente tu niño quiera tener todos los juguetes expuestos, como si de trofeos se tratasen. Sin embargo muchas veces eso es impracticable, por la cantidad de juguetes. Una opción viable es guardar los juguetes en espacios de almacenaje que no sean tan visibles, como puede ser debajo de la cama.

Si la cama de tu niño tiene cajones, aprovecha ese espacio para meter cajas de almacenaje. Y utiliza cada una de ellas, para meter un tipo de juguete. Por ejemplo; en la caja de la derecha mete todos los muñecos, en la del centro todas las construcciones y en la de la izquierda todo el material de dibujo.

Si la cama de tu hijo no cuenta con cajones, puedes comprar cajones específicos de almacenaje bajo la cama. Y dividir cada cajón en un grupo de tipo de juguete.

Si no cuenta con tantos juguetes como para llenar todos los cajones, también puedes aprovechar uno de los cajones para ropa que ya no le vale pero quieres guardar o para el cambio de armario.

 Nuestra recomendación es que si tu zona de almacenamiento bajo la cama, es de difícil acceso es mejor meter aquellos juguetes a los que tu hijo les dé menos uso. Así no tendrás que estar constantemente sacando y metiendo los juguetes.

2.  Almacenaje accesible

Una de las partes más importantes de este proceso, es que ellos participen. Y para ello, es recomendable tener cajones, armarios, unidades de almacenamiento, ganchos o cestos. Todo al alcance de tu hijo, esto le permite decidir con qué jugar y qué cosas recoger.

También es muy buena opción colocar cestos de gran tamaño o cajas apilables donde puedan mantener ordenadas sus pertenencias.

Además, baúles o carritos con ruedas pueden ser tu mejor aliado para esconder todas aquellas cosas que no queremos que estén a simple vista y que están por todas partes.

Este cajón desastre lo podemos usar para material didáctico o de dibujo, ya que puedes desplazarlo por cualquier lugar de la casa.

3.  Las estanterías, tu mejor aliado.

Las estanterías no solo son para guardar libros, sino también es la vitrina donde tu pequeño puede exhibir todos sus juguetes y obras de arte.

Además, es muy recomendable que tengan la suficiente profundidad para poder llenarla de cestos o cajas de almacenaje donde colocar los juguetes. 

En cuanto al orden, en la parte superior puedes aprovechar a colocar juguetes con los que ya no juegue tanto o pequeños objetos de decoración con los que no quieres que juegue. Y en la parte inferior todas aquellos juguetes o peluches preferidos.

4.  Pon etiquetas a tus cajones

Una parte importante del proceso, es que tu hijo sepa donde va cada cosa y para ello, son importante las etiquetas. Con ellas, puedes indicar el tipo de objeto que va en cada cajón, caja o estantería. Así tu peque solo tendrá que leer la etiqueta para saber donde va cada cosa.

Si tu niño aún no sabe leer, puedes poner símbolos o ilustraciones que entienda para que el momento de recoger sea rápido y sencillo.

5.  Libros a primera vista

Si quieres potenciar la lectura de tu niño desde temprana edad. Coloca en su habitación unos estantes que estén a una altura y posición que sean fáciles de acceder para tu niño. Y llenalos de libros que correspondan a su edad y gustos.

Tenerlos a la vista le supondrá un aliciente para que se inicien o afiancen en la lectura.

Desde Aecetia esperamos que con estos consejos te haya servido de ayuda, y recuerda que siempre que lo necesites, puedes contactar con nosotros si necesitas un servicio de cuidado de niños o de limpieza del hogar.