AecetiaAecetia

Cambio de armario: tips para guardar tu ropa de invierno

“Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo”. El refranero español tenía razón, este año está costando que el buen tiempo llegue, pero parece ser que ya es hora de guardar la ropa de invierno y sacar la de verano. Te contamos unos cuantos trucos para que esta tarea que haces todos los años se un poco más fácil y rápida.

Seguir algunos consejos a la hora de guardar la ropa de invierno te va a ayudar a tener una organización mucho mejor y más eficiente. Además tu ropa se conservará en mejor estado, porque no queremos que se estropee la no haber tenido cuidado a la hora de hacer el cambio de armario.

Lava la ropa

Lo primero que hay que hacer es lavar la ropa que vamos a guardar. De esta forma se evita que se deteriore y que se acumulen malos olores que puedan también perjudicar a otras prendas que no estén sucias. No hace falta que planches, porque cuando vuelvas a sacarla el próximo invierno tendrás que volver a hacerlo de nuevo para quitarle los pliegues y marcas de estar tanto tiempo dobladas.

Si quieres, puedes añadirle algún ambientador para que la ropa siga oliendo bien pasados unos meses. Es importante que el sitio donde la vayas a guardar esté limpio y sin humedad, porque esto puede acabar estropeando toda la ropa.

Revisa la ropa que no te pongas

Una buena organización te ayudará a guardar las cosas de forma más eficiente, pero antes de eso, es recomendable que revises todo lo que tienes. Probablemente tengas mucha ropa que sigues guardando, aunque ya no te la pongas. Aprovecha este momento para hacer una revisión y deshacerte de lo que no usas. Así, no utilizas espacio innecesariamente.

Utiliza cajas

Normalmente se utilizan grandes bolsas de plástico para guardar la ropa, y es fácil así que se acaben arrugando. Lo mejor para estos casos es utilizar cajas de madera, que son más sólidas y resistentes y más cómodas para colocar dentro del armario o del altillo.

En cuanto a la organización, procura clasificar la ropa por el tipo, es decir, las camisetas con las camisetas, los abrigos con los abrigos y así hasta que acabes. Esto tiene muchas ventajas, entre ellas, que, si necesitas coger algo concreto porque hace más frío de lo normal, puedes hacerlo sin necesidad de rebuscar entre varias cajas y tener que abrirlas para ver qué hay dentro.

Los edredones y las colchas es lo que más espacio ocupa y puede suponer un problema. Para solucionar esto, puedes comprar unas fundas de plástico especiales que permiten sacarle el aire con una aspiradora y así envasarlas al vacío. El ahorro de espacio es muy grande si lo haces mediante este método.

Coloca bien los zapatos

Los zapatos también tienes que limpiarlos en profundidad antes de guardarlos. Lo importante en este caso es que estén bien ordenados y no uno encima de otro, porque con el tiempo se deforman y terminan estropeándose más rápido, sin ni siquiera haberlos utilizado.

Con estos sencillos consejos, guardar la ropa de invierno es mucho más fácil. Tendrás todo más organizado en el caso de que tengas una urgencia por culpa de un cambio de tiempo inesperado, ahorrarás espacio y la ropa estará en mucho mejor estado cuando vuelva otra vez el frío.

Azahara Benito Carrillo
About Azahara Benito Carrillo
Especialista en Inbound Marketing y Desarrollo de Marca. Azahara ha desarrollado su carrera entre Reino Unido y España. Apasionada del marketing y la comunicación colabora en el desarrollo de una estrategia de inbound marketing que ayude a la consecución de sus objetivos de Aecetia.

No Comments

Leave a Comment